148

Expertos en el sitio

Buscar en mi manual del bebé

Embarazo

¿Por qué confiar en Mi manual del bebé?

Mi manual del bebé es una publicación creada por un destacado equipo de especialistas de la salud. Esta guía te acompañará desde la preconcepción hasta que el niño tenga 36 meses de edad. Contesta las preguntas más frecuentes hechas a los especialistas, que se pueden manejar desde el hogar. Claro que debemos recordar, que no es un substituto de la consulta médica, ya que nada ni nadie puede reemplazar los sabios consejos del especialista. Pero, sí es un complemento practico, que te acompañara en la aventura más maravillosa de tu vida ´Ser padre´.

Beneficios de registro

  • Información confiable escrita por expertos certificados.
  • Resuelve tus dudas y comparte tu experiencia con la mejor comunidad de madres.
  • Rifas, eventos y concursos para tu embarazo y tu bebé.
Encuesta
Libro electrónico
¡Descarga nuestro libro ahora mismo!

Debes ingresar o registrarte para descargar el libro

Foro

Últimos temas comentados

Suscríbete al seguimiento de la evolución de tu bebé o embarazo

Inicio > ¿Por qué mi bebé se chupa el dedo?

¿Por qué mi bebé se chupa el dedo?

Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en print

Cuando tu bebé se chupa el dedo es una respuesta al inicio a reflejos normales ya presentes desde la vida intrauterin, entre las 13 y 16 semanas de embarazo, y el primer año de vida del bebé

La “succión no nutritiva” es la denominación académica del conocido chuparse el dedo, succionar el chupo  u otro objeto. Responde en el inicio a reflejos normales ya presentes desde la vida intrauterina (entre las 13 y 16 semanas de embarazo) y el primer año de vida del bebé. En general  corresponde a alteraciones de la lactancia, como la percepción de tensión durante la mamada ante la incomodidad de la madre al dar el pecho.

Luego del año de vida, cuando desaparece la succión como reflejo, representa un acto de compensación frente al miedo, inseguridad o falta de adaptación al medio circundante. Además de la succión, existen otros equivalentes que representan los mismos problemas de adaptación: jugar con el pelo, al dormir sujetar un elemento considerado propio como juguete o almohada o bien succionar una sábana, trapito o similar que se considere de su propiedad, incluyendo el chupo.

¿Puede causar daño?

Depende de varios factores como la intensidad, frecuencia, duración en horas de cada episodio y de cuánto se prolongue con relación a la edad, es decir, si el hábito se prolonga más allá de los 4 años, pueden producirse importantes alteraciones del crecimiento facial y dentario.

¿Qué tipo de daños puede causar?

Mordida abierta o anterior

Falta de contacto entre los incisivos superiores e inferiores al morder. El niño muerde sólo con sus molares.

Desplazamiento de los dientes

Protrusión de los incisivos superiores hacia fuera y retracción de los inferiores hacia adentro. 

Falta de desarrollo adecuado del maxilar superior

Al succionar, la lengua se mantiene retraída por debajo del dedo, esto conlleva a que la misma no ocupe su lugar debajo del paladar, el crecimiento de la lengua es paralelo al del maxilar superior y es su estímulo, de manera que al no estar en su lugar, el estímulo disminuye y el maxilar crece menos.

¿Qué debo hacer ante esta situación? 

Hasta el año

Si el bebé tiene menos de un año no debes hacer nada ya que es absolutamente normal.

Luego del año

Identifica la causa del por qué se chupa el dedo como por ejemplo hambre, aburrimiento, ansiedad, sueño o alguna situación especial. Una vez que identificas el por qué puedes distraerlo con algo alternativo. Si tiene hambre puedes darle alguna galleta o snack, si tiene sueño llévalo a dormir la siesta, si lo hace cuando mira la televisión distráelo y juega con él, etc…

  Terapia del recuerdo

Si el niño tiene más de 4 años, explícale que el dedo no debe ir a la boca y para recordarlo coloca una banda adhesiva en ambos pulgares o en el dedo que se succiona con más frecuencia.

Terapia de recompensa

Motivará al niño a dejar la succión para recibir recompensas.

Si el proceso se abandona antes de los 5 años, donde se inicia la dentición definitiva, la corrección de los defectos es sencilla y muchas veces absolutamente espontánea. Si persiste, el niño puede en el futuro necesitar algunos años de ortodoncia.

También te puede interesar:

 

*Escrito por la dra. Alexandra Castañeda, Ortodoncista Técnica Lingual y Ortopedia Funcional.

Te puede interesar

Calificación!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Deja una respuesta

¿Qué tipo de usuario eres?

🟢Nuestros médicos están en línea

Tú doctor a un click, resuelve tus dudas con un doctor especialista.

Tu cita al instante

¡Contáctanos!

Confirmación

¡Listo! Ya puedes comenzar a publicar tus contenidos en la página, compártelos siempre en tus demás blogs o redes sociales. ¡Mucha suerte!

Confirmación

¡Felicidades! Ya eres parte de la comunidad de Mi manual del bebé. Ahora completa la información de tu perfil profesional para que puedas comenzar a subir tus contenidos en la plataforma y así acercarte a las familias aportándoles información relevante. También puedes ser parte de nuestra plataforma de consultas online de “Preguntale al experto”, llenando todos tus datos.

Confirmación

¡Felicidades! Ya eres parte de la comunidad de Mi manual del bebé. Si deseas realizar publicaciones en la página entonces deberás completar los datos de tu perfil.