148

¿Un poco deprimida?, mamá no me gusta verte llorar.

148

Expertos en el sitio

Buscar en mi manual del bebé

Embarazo

¿Por qué confiar en Mi manual del bebé?

Mi manual del bebé es una publicación creada por un destacado equipo de especialistas de la salud. Esta guía te acompañará desde la preconcepción hasta que el niño tenga 36 meses de edad. Contesta las preguntas más frecuentes hechas a los especialistas, que se pueden manejar desde el hogar. Claro que debemos recordar, que no es un substituto de la consulta médica, ya que nada ni nadie puede reemplazar los sabios consejos del especialista. Pero, sí es un complemento practico, que te acompañara en la aventura más maravillosa de tu vida ´Ser padre´.

Beneficios de registro

  • Información confiable escrita por expertos certificados.
  • Resuelve tus dudas y comparte tu experiencia con la mejor comunidad de madres.
  • Rifas, eventos y concursos para tu embarazo y tu bebé.
Encuesta
Libro electrónico
¡Descarga nuestro libro ahora mismo!

Debes ingresar o registrarte para descargar el libro

Foro

Últimos temas comentados

Suscríbete al seguimiento de la evolución de tu bebé o embarazo

Inicio > Bebé de 6 a 11 meses > 8vo mes de bebé > La importancia de la alimentación complementaria

La importancia de la alimentación complementaria

Compartir en twitter
Twitter
Compartir en email
Email

 

A partir de los 6 meses tu bebé puede empezar la alimentación complementaria, que es distinta a la leche humana o fórmula infantil. Por el contrario es cuando tu bebé comienza a comer alimentos sólidos.

Es importante que tengas presente que la alimentación complementaria no debe entenderse como la suspensión de la lactancia sino por el contrario, estos nuevos alimentos deberán complementar los nutrientes aportados por la leche humana. Los alimentos complementarios pueden dividirse en:

  • Alimentos tansicionales: Son aquellos que cubren específicamente las necesidades nutricionales del niño menor de un año de manera fisiológica.
  • Alimentos familiares: Aquellos que corresponden a los de la alimentación habitual familiar.

Una alimentación complementaria debe ser:

  • Oportuna, es decir iniciada en el momento apropiado, que es aquel que se presenta cuando las necesidades de energía y nutrientes sobrepasan lo que puede ser proporcionado por la lactancia natural exclusiva y frecuente.
  • Nutricionalmente adecuada, que provea la energía necesaria y los macro y micronutrientes adecuados para satisfacer las necesidades nutricionales.
  • Segura e inocua, preparada y almacenada higiénicamente y servida con las manos y utensilios limpios.
  • Perceptiva, es decir, brindada con afecto, respetando las necesidades del niño o niña en términos de atender sus señales de saciedad o apetito. Se debe brindar en la frecuencia y de la manera adecuada según su edad.

La alimentación complementaria debe iniciarse a los 6 meses de edad, dado que a partir de esa edad la lactancia materna exclusiva presenta riesgo de no cubrir las demandas de energía, proteína y micronutrientes necesarios. A esta edad hay una madurez adecuada en cuanto a digestión y absorción de alimentos y un desarrollo psicomotor madurado para recibir alimentación sólida. 

También puedes leer:

Características del bebé en esta etapa:

  • Control de cabeza y tronco
  • Desaparición del reflejo de extrusión
  • Capacidad adecuada de deglución
  • Uso de la musculatura masticatoria
  • El niño a esa edad es capaz de manifestar sensaciones de hambre y saciedad

 

Procesos fisiológicos involucrados en la alimentación complementaria

En esta etapa la alimentación complementaria está íntimamente ligada al proceso de desarrollo de la conducta alimentaria y el establecimiento de hábitos, lo que puede tener profundas repercusiones en la salud posterior.

Maduración de la función digestiva

El conocimiento de los cambios madurativos que sufre el tubo digestivo durante el primer año de vida permite establecer recomendaciones de acuerdo a la fisiología:

  • Succión y deglución
  • Masticación
  • Vaciamiento gástrico y motilidad intestinal.
  • Actividad enzimática
  • Permeabilidad intestinal

Alimentos de consistencia licuada

Tanto para el almuerzo como para la cena, la papilla que el bebé recibe debe equivaler a una taza. El postre puede ser una fruta rayada o molida. Las papillas no deben tener conservantes aditivos ni endulzantes.

¿Qué debe contener la papilla o compota?

  • Cereales: arroz, fideos, quinoa, avena, entre otras
  • Deben incluir gluten. Verduras variadas
  • Algún tipo de carne bajas en grasa: de vacuno, pollo o pescado
  • Una cucharadita de aceite vegetal crudo: el más recomendado es el de canola por su aporte de omega tres
  • No se debe adicionar sal
  • Postre: puré de fruta idealmente cruda. No se le debe agregar azúcar ni miel y ningún tipo de edulcorante

Un elemento importante a la hora de la comida es la fruta, que tiene como componente vitaminas, minerales y fibras. La energía que se obtiene de ella viene mediante la cantidad de hidratos de carbono, es decir, de la fructosa.

También te puede interesar:

Francisco Moraga

Pediatra

Universidad de Chile

 

Calificación!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Deja una respuesta

¿Qué tipo de usuario eres?

Tu cita al instante

¡Contáctanos!

Confirmación

¡Listo! Ya puedes comenzar a publicar tus contenidos en la página, compártelos siempre en tus demás blogs o redes sociales. ¡Mucha suerte!

Confirmación

¡Felicidades! Ya eres parte de la comunidad de Mi manual del bebé. Ahora completa la información de tu perfil profesional para que puedas comenzar a subir tus contenidos en la plataforma y así acercarte a las familias aportándoles información relevante. También puedes ser parte de nuestra plataforma de consultas online de “Preguntale al experto”, llenando todos tus datos.

Confirmación

¡Felicidades! Ya eres parte de la comunidad de Mi manual del bebé. Si deseas realizar publicaciones en la página entonces deberás completar los datos de tu perfil.