¿Pies hinchados? Algunas molestas que el amor de mamá puede soportar.

148

Expertos en el sitio

Buscar en mi manual del bebé

Embarazo

¿Por qué confiar en Mi manual del bebé?

Mi manual del bebé es una publicación creada por un destacado equipo de especialistas de la salud. Esta guía te acompañará desde la preconcepción hasta que el niño tenga 36 meses de edad. Contesta las preguntas más frecuentes hechas a los especialistas, que se pueden manejar desde el hogar. Claro que debemos recordar, que no es un substituto de la consulta médica, ya que nada ni nadie puede reemplazar los sabios consejos del especialista. Pero, sí es un complemento practico, que te acompañara en la aventura más maravillosa de tu vida ´Ser padre´.

Beneficios de registro

  • Información confiable escrita por expertos certificados.
  • Resuelve tus dudas y comparte tu experiencia con la mejor comunidad de madres.
  • Rifas, eventos y concursos para tu embarazo y tu bebé.
Encuesta
Libro electrónico
¡Descarga nuestro libro ahora mismo!

Debes ingresar o registrarte para descargar el libro

Foro

Últimos temas comentados

Suscríbete al seguimiento de la evolución de tu bebé o embarazo

Inicio > Los Juguetes de Apego y su poder

Los Juguetes de Apego y su poder

Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en print

Ese objeto de apego tiene el poder de una madre: calma al niño cuando está enojado, lo arrulla cuando tiene sueño, le da seguridad si está en un lugar desconocido y lo tranquiliza cuando siente miedo.  

Tener apego a una cobijita, una almohada, un osito de peluche o incluso, a una camiseta vieja, sucia y rota, es realmente un sistema de soporte emocional que utilizan los niños para hacer la transición hacia su independencia. Generalmente los objetos de apego son suaves al tacto y el niño los puede manipular, arrastrar, aplastar y oler. Contrario a lo que muchos padres piensan, no implican algo negativo, debilidad o inseguridad. Más bien, brindan a tu niño sensaciones de seguridad y tranquilidad, tal como lo hacen tu presencia y cercanía. De hecho, ese objeto de apego te representa; tiene tu mismo poder: lo calma cuando está enojado, lo arrulla cuando tiene sueño, le da seguridad si está en un lugar desconocido y lo tranquiliza cuando siente miedo. Así que no existe ninguna razón para evitar que tu niño tenga uno.

La elección de un objeto de apego

Los niños escogen sus objetos de apego alrededor de los 4 a 6 meses, cuando empiezan a desarrollar otras habilidades tanto emocionales como motrices y notan, ¡oh sorpresa!… que su madre no es parte de ellos; que viene y va, aparece y desaparece.  Esa sensación de separación y la experiencia de una nueva independencia los hace necesitar un consuelo. El amor por estos objetos especiales generalmente dura hasta los 4 o 5 años, cuando el niño ya ha vivido distintas experiencias y lidiado con otras transiciones.

Por otro lado, es posible que un niño que haya dejado su objeto de apego regrese a él. Por lo general es una manifestación de que el niño está sufriendo un proceso de ansiedad, dado por una situación particular como la separación de sus padres, la entrada al colegio, o el nacimiento de un hermano, por ejemplo.

Consejos para los padres

Para manejar positivamente este nuevo miembro de la familia, objeto del amor de tu niño, te damos los siguientes consejos:

  • No trates de escogerle el objeto de apego. El niño es quien define si su cobija, su osito o su almohada le brindan la seguridad que busca. La elección de un objeto de apego es una decisión muy personal y sensorial.
  • No trates de cambiarle o imponerle otro objeto. Tal vez la camiseta, toda rota y mal oliente, no sea ideal para llevar de paseo, pero respétale su elección.
  • Mantén siempre un ambiente amoroso y respetuoso a su alrededor. Esto reducirá el nivel de ansiedad que pueda tener por los cambios que está sufriendo.
  • Reconoce a tu niño como un individuo, único y diferente a los demás. Evita compararlo con sus hermanos o amigos.
  • Nunca lo presiones para dejar su objeto de amor. Si lo haces, sólo contribuirás a generarle más ansiedad y probablemente, incrementarás el apego.
  • No te preocupes.  Aunque no todos los niños necesitan un objeto de apego, tenerlo no es algo que deba angustiarte; forma parte de su desarrollo.

Sin embargo, si tu niño tiene 6 años o más y todavía tiene la necesidad de llevar consigo ese objeto a todas partes es importante que revises el medio ambiente al que está expuesto. Condiciones emocionalmente estresantes en su entorno pueden estar afectándolo y tal vez requiera valoración.

El poder de los objetos de apego es maravilloso. Ellos acompañan a los niños a navegar por las olas altas y bajas que se presentan mientras se convierten en todas unas personitas. Recuerda que, de alguna manera, te reemplazan a ti.

Darío Botero Cadavid

Medico Pediatra Puericultor

Código aprobación: LMR-CH-20210928-158

Te puede interesar

Calificación!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Deja una respuesta

¿Qué tipo de usuario eres?

🟢Nuestros médicos están en línea

Tú doctor a un click, resuelve tus dudas con un doctor especialista.

Tu cita al instante

¡Contáctanos!

Confirmación

¡Listo! Ya puedes comenzar a publicar tus contenidos en la página, compártelos siempre en tus demás blogs o redes sociales. ¡Mucha suerte!

Confirmación

¡Felicidades! Ya eres parte de la comunidad de Mi manual del bebé. Ahora completa la información de tu perfil profesional para que puedas comenzar a subir tus contenidos en la plataforma y así acercarte a las familias aportándoles información relevante. También puedes ser parte de nuestra plataforma de consultas online de “Preguntale al experto”, llenando todos tus datos.

Confirmación

¡Felicidades! Ya eres parte de la comunidad de Mi manual del bebé. Si deseas realizar publicaciones en la página entonces deberás completar los datos de tu perfil.