¿Problemas con el ejercicio? Llegó la hora de volverte más saludable.

148

Expertos en el sitio

Buscar en mi manual del bebé

Embarazo

¿Por qué confiar en Mi manual del bebé?

Mi manual del bebé es una publicación creada por un destacado equipo de especialistas de la salud. Esta guía te acompañará desde la preconcepción hasta que el niño tenga 36 meses de edad. Contesta las preguntas más frecuentes hechas a los especialistas, que se pueden manejar desde el hogar. Claro que debemos recordar, que no es un substituto de la consulta médica, ya que nada ni nadie puede reemplazar los sabios consejos del especialista. Pero, sí es un complemento practico, que te acompañara en la aventura más maravillosa de tu vida ´Ser padre´.

Beneficios de registro

  • Información confiable escrita por expertos certificados.
  • Resuelve tus dudas y comparte tu experiencia con la mejor comunidad de madres.
  • Rifas, eventos y concursos para tu embarazo y tu bebé.
Encuesta
Libro electrónico
¡Descarga nuestro libro ahora mismo!

Debes ingresar o registrarte para descargar el libro

Foro

Últimos temas comentados

Suscríbete al seguimiento de la evolución de tu bebé o embarazo

Inicio > Bebé de 12 a 36 meses > 2do año de bebé > Tu bebé de 2 años > Así es el desarrollo de tu hijo de dos años

Así es el desarrollo de tu hijo de dos años

Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en print

 

¡Tu hijo inicia la primera infancia! A los dos años tienen mucha energía y les encanta jugar y correr. Su crecimiento es más lento por lo que muchas veces su apetito disminuye.

Los niños comienzan a crecer menos rápido. Al llegar a sus 12 meses, miden unos 75 centímetros y hasta el mes 24 completarán otros 12 en promedio; su peso se incrementará de nueve o diez kilos hasta 12 ó 13 y el perímetro cefálico aumentará de entre 46 y 47 centímetros hasta 48 ó 49, logrando casi el tamaño que tendrá la cabeza definitivamente. Los padres deben revisar estas medidas con el pediatra.

Consulta con tu pediatra sobre tu niño de dos años

El momento de comenzar a caminar suele presentarse entre los 12 y 14 meses, pero puede extenderse hasta los 15 ó 16. Si a esta edad el niño no camina o lo hace en las puntas o con las puntas desviadas, debe consultarse al pediatra. Igualmente si habla muy duro o parece que no escucha o no entiende lo que se le dice, aunque también los padres deben evitar adivinar lo que su hijo quiere decir y hablarle con las palabras que el niño utiliza porque así no se estimula el habla y el resultado es que no se le entiende lo que dice.

¿Quires saber más acerca del lenguaje de tu pequeño? consulta Desarrollo del lenguaje en menores de tres años

La consulta pediátrica para control es fundamental. La información que suministren los padres al médico es importantísima para poder detectar problemas. Habitualmente, los pediatras preguntan sobre:

  • La forma en que el niño habla
  • Si entiende lo que se le dice
  • Cómo emplea sus manos, dedos, piernas y brazos
  • Su comportamiento y su relación con otras personas
  • La forma en que aprende a hacer cosas por sí mismo y el desarrollo de habilidades escolares o preescolares

¡Tu niño de dos años tiene mucha energía para jugar! 

A los niños en esta edad les encanta jugar y lo hacen con todo. No son muy claros en sus escogencias, tienen mucha energía para estar activos, son poseedores de un temperamento explosivo y no le tienen miedo a nada, por lo que se deben extremar las medidas de prevención.

Como ya caminan y mejora notablemente su motricidad fina y gruesa (pueden correr, saltar, patear pelotas, subirse y bajarse de los muebles solos, garabatear, pintar, moldear con plastilina, doblar papel y construir torres con bloques), quieren autonomía e independencia para explorar el mundo y trepan por todo lado.

Otros apectos importantes en su desarrollo son:

  • Al finalizar la etapa, aprenden a controlar sus esfínteres, construyen algunas oraciones simples, siguen instrucciones sencillas, hallan objetos escondidos, empiezan a clasificar las cosas según su forma y color y a practicar juegos de simulación (por ejemplo, alimentan una muñeca).
  • Tienen ciertos miedos (a la oscuridad o a algunos animales, por ejemplo), se tornan egocéntricos y mordelones. Esto último puede deberse a diversos motivos (imitación de las conductas de los adultos, susto, por socializar y hacer amigos) que deben ser identificados por los padres para corregirlo.
  • Suelen aparecer los llamados problemas de apetito, que muchas veces no existen pues simplemente los niños están más interesados en jugar y explorar que en comer y ya no necesitan tanto alimento porque su crecimiento no es tan vertiginoso como antes. Su dieta debe ser completa, equilibrada, suficiente y que no genere rechazo, para recordar esto conviene memorizar la sigla CESAR (completa, equilibrada, suficiente, adecuada y sin rechazo). A esta edad, los niños trituran, mastican y degluten mejor los alimentos. Puedes leer también Alimentación del bebe desde el año hasta los tres
  • Hay que seguir el programa de inmunización en dosis y tiempos. Es primordial tener cuidado con elementos que se puedan llevar a la boca y atorarlos o intoxicarlos.
  • Al llegar a los tres años, deben ser capaces de bañarse, vestirse y comer sentados sin la ayuda de un adulto, aunque sí supervisados; identificar su género, haber visitado al odontólogo por lo menos dos veces y una vez al oftalmólogo.

Pautas de crianza para niños de dos años

Puedes sorprenderte de que tu hijo tenga comportamientos que no siempre te agradan y en los que pareciera desafiar las normas. Esto se debe a la creciente autonomía de los niños y no a que adrede se porten mal.

En este aspecto conviene obrar con calma y buscar el modo de proteger al niño sin coartarle su espontánea exploración del mundo. Hay que dejarle jugar y no frustrar su deseo de conocer y experimentar. En pocas palabras, dejarle ser niño.

Decirle ‘no’ es inconveniente y lo mejor es cambiar la frase por algo positivo; en vez de decirle “no chupes dedo”, mejor invitarlo a que chupe una fruta. Así, se permite que el niño aprenda por su experiencia y no con una cantaleta, que es tan ineficaz como corregirlo con humillación o ridiculizándole, o prometer y no cumplirle, así sea una promesa de reprimenda.

Tener reglas claras y una buena comunicación, expresarle amor, hablarle, cuidarle, acompañarle, conforman la base de la educación paterna que definirá la vida futura del niño

También te puede interesar:

 

Te puede interesar

Calificación!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Deja una respuesta

¿Qué tipo de usuario eres?

🟢Nuestros médicos están en línea

Tú doctor a un click, resuelve tus dudas con un doctor especialista.

Tu cita al instante

¡Contáctanos!

Confirmación

¡Listo! Ya puedes comenzar a publicar tus contenidos en la página, compártelos siempre en tus demás blogs o redes sociales. ¡Mucha suerte!

Confirmación

¡Felicidades! Ya eres parte de la comunidad de Mi manual del bebé. Ahora completa la información de tu perfil profesional para que puedas comenzar a subir tus contenidos en la plataforma y así acercarte a las familias aportándoles información relevante. También puedes ser parte de nuestra plataforma de consultas online de “Preguntale al experto”, llenando todos tus datos.

Confirmación

¡Felicidades! Ya eres parte de la comunidad de Mi manual del bebé. Si deseas realizar publicaciones en la página entonces deberás completar los datos de tu perfil.